Páginas vistas en total

lunes, 26 de noviembre de 2018

Meme realizado por Malena Fernández



Meme realizado por:
Malena Fernández

Meme realizado por Valentina Fernández



Meme realizado por:
Valentina Fernandez

Meme realizado por Thiago Ijurco, Wendi Delgado y Belén Palomequez


Meme realizado por:
Thiago Ijurco
Wendi Delgado
Belén Palomequez

Meme realizado por Ramiro Pisani


Meme realizado por:
Ramiro Pisani

Meme realizado por Ramiro Landi, Felipe Correa y Kevin Cano


Meme realizado por:
Ramiro Landi
Felipe Correa
Kevin Lano

Meme realizado por Eva Scharton, Melany Molina, Francisco Colotti y Bautista Gomez


Meme realizado por:
Eva Scharton
Melany Molina
Francisco Colotti
Bautista Gomez

Meme realizado por Milagros Molina, Martino Pessolani y Sofía Luján




Meme realizado por:
Milagros Molina
Martino Pessolani
Sofía Luján

Meme realizado por Bernardo Gorosito y Abigail Figueroa



Meme realizado por:
Bernardo Gorosito
Abigail Figueroa

Meme realizado por Bernardino Pascuzzo


Meme realizado por:
Bernardino Pascuzzo 

Los alumnos de 5 año A y B realizaron Memes !!!



Meme realizado por :
Anyelén Montenegro
Julieta Venancio
Maira Klein
Matías Sanchez


Los alumnos de 5° año realizaron una salida educativa "Limpieza del Lago", luego con sus Maestras Marisol y Rosana realizaron una investigación sobre la historia del Dique y en la Hora de Biblioteca primero vimos el concepto de Meme y luego los confeccionaron teniendo en cuenta el Lema: Reflexión sobre el cuidado del Dique-Lago del Fuerte y el Medio ambiente.

jueves, 15 de noviembre de 2018

INFORMACIÓN SOBRE EL DIQUE NUEVO / RAMAL H : Avda. Lopez de Osornio esquina Santos Vega.


















dique nuevo/ RAMAL H
DESCRIPCIÓN DEL LUGAR
El emprendimiento que se llevó adelante a partir de un convenio entre el Municipio de Tandil y el Gobierno Provincial, regula los picos de crecidas en épocas de mucha lluvia, generando una contención y descarga proporcional a la capacidad de absorción del entubamiento conocido como Ramal H.
La presa se encuentra ubicada en el área noroeste de la ciudad, mas precisamente en el sector comprendido entre las calles Larrea, Santos Vega, Tacuarí y López Osornio. La misma esta planificada para contener las crecidas extraordinarias temporarias de una pequeña cuenca colectora de 3,35 km2 de superficie, ubicada al pie de las sierras mas altas del cordón cuyas características particulares (forma periforme, alta impermeabilización del sustrato rocoso y pendiente elevada) provoca la concentración de los derrames precisamente en la entrada del conducto pluvial denominado ramal H.
Cuando el escurrimiento superficial de las precipitaciones sobre la mencionada cuenca son de una magnitud tal que supera la capacidad de conducción del ramal H, se producía el derrame de los excesos pluviales inundando con frecuencia el barrio Falucho y zonas adyacentes ubicadas precisamente aguas abajo de la actual presa en construcción.
La presa regula el flujo de tal manera de ir permitiendo el desagote de los excesos de manera controlada a los fines de optimizar el funcionamiento del conducto pluvial evitando la inundación.
Funciona por gravedad sin embalse permanente y fue construida en hormigón de diferentes especificaciones según los requerimientos específicos de la ingeniería. Tiene una longitud de 160 metros y una altura sobre su nivel de fundación de 19,8 metros.
Este paseo cuenta con un espacio con molinos y juegos para niños y el nuevo Parque del Origen, un lugar temático con 4 dinosaurios argentinos realizados en chatarra por gente de nuestra ciudad

lunes, 5 de noviembre de 2018

¿Te preguntaste alguna vez para qué sirve el dique de Tandil? - Material Investigación para los alumnos de 5° año A y B, Tema: Dique y Lago del Fuerte


¿Te preguntaste alguna vez para qué sirve el dique de Tandil?

El 19 de enero de 1962 la población participó del masivo acto en el que quedó inaugurado el Dique. Hasta la ciudad llegaron el presidente de la Nación Arturo Frondizi y el gobernador Oscar Alende, quienes fueron recibidos por el intendente Mario Elissondo.
Revisando las crónicas de El Eco de Tandil que documentaron el importante acontecimiento, queda plasmado el altísimo impacto que tuvo este proyecto para la ciudadanía.
La función del Dique es regular los caudales de crecida que bajan torrencialmente de las sierras y eliminar los excedentes a través de sus veinte bocas hacia el entubamiento. Parte del agua del lago se infiltra y parte se evapora.
Los tandilenses no son conscientes de que esta obra no es simplemente un paseo de domingo o un lugar para realizar ejercicio si no que permite vivir sin riesgo de inundaciones.
Tandil es la ciudad bonaerense en la que se han construido más diques y en la que más se ha invertido para resguardarla de los torrentes de agua serrana. Además, especialistas han transitado décadas estudiando y proyectando estas obras hídricas, que se pudieron concretar gracias a que distintas administraciones las sostuvieron en el presupuesto de la provincia de Buenos Aires.
En la historia del proyecto del Dique figuran el ingeniero Pedro Ernesto Picandet Bubost, su verdadero autor y quien llevó adelante el control técnico; el señor Julián Palacios (f), que fue el sobrestante técnico de la obra, y el ingeniero civil hidráulico Julián Carlos Palacios (h), quien fue jefe de la Región Sur Hidráulica, director provincial de Hidráulica y presidente de la Autoridad del Agua de la Provincia.
Además, trabajaron Juan Carlos Gonzalia, jefe administrativo de Hidráulica; Arnaldo Ebbens, topógrafo; José Alcobruni, sobrestante técnico del entubamiento del Fuerte; Osvaldo Macchi, sobrestante técnico del entubamiento del Blanco, y la arquitecta Adriana Barros.
Cambio de nombre
Por el decreto provincial 3.914 del 9 de octubre de 1996, el verdadero nombre es “Dique Ingeniero Pedro Picandet Dubost”, aunque seguramente los tandilenses lo seguirán apodando “Dique del Fuerte”.
El nombre, determinado por un decreto del Gobierno provincial, responde al ingeniero que se abocó a estudiar, proyectar y dirigir la obra entre 1950 y 1970.
El Dique garantizó que en 1980 esta ciudad no se viera afectada por una inundación que causó enormes trastornos en Olavarría, Azul, Juárez y Ayacucho, localidades que quedaron bajo el agua a partir de un fenómeno climático que se da una vez cada cien años.
Por ese entonces, muchos tandilenses no creían en la eficacia del Dique y los entubamientos, por lo que decidieron autoevacuarse. Reinaba el caos y la inquietud.
El ingeniero Julián Palacios salió a la madrugada por los medios de comunicación a explicar que él vivía a dos cuadras del Dique y que estaba dispuesto a pasar la noche en su casa junto a su familia.
“Debo confesar que sentí temor, pues las 20 bocas del Dique tronaban a pleno, pero yo era el jefe de Hidráulica y estaba convencido del óptimo funcionamiento de la obra”, recordó.
Medio siglo después de que la misma naturaleza llenó el lago con el agua que desciende de las sierras, el Dique no registra problemas.
Las obras
Según los documentos exclusivos a los que accedió El Eco de Tandil, entre junio de 1958 y 1982 se construyeron el Dique, los entubamientos de los arroyos Del Fuerte y Blanco, y las bocas de tormenta hacia el entubamiento principal.
El Dique cumple la función de regulador de crecidas o aluviones, reteniendo el agua en su lago y trasladando el caudal que soporta, por intermedio de sus veinte bocas de hormigón armado, por el entubamiento del Arroyo del Fuerte.
Técnicamente se trata de un dique regulador del régimen crítico, que fue construido con macizos de hormigón armado ciclópeo (hormigón, acero y rocas de granito de gran tamaño).
El funcionamiento del Dique es automático. Cuando se eleva el nivel de agua del lago, comienzan a actuar las veinte bocas de hormigón. El agua ingresa por unas rejas, atraviesa el Dique, baja por los dientes disipadores de energía a través del canal, y vierte en la embocadura de hormigón del inicio del entubamiento del arroyo.
Si la lluvia es de mediana magnitud, trabaja al 50 por ciento, con las diez bocas centrales, que son las más bajas y están distribuidas en dos macizos de hormigón. A esta capacidad pasan por las bocas unos 50 mil litros por segundo.
En las precipitaciones más copiosas operan las veinte bocas, por las que pasan 100 mil litros por segundo, que es la capacidad del entubamiento en la embocadura.
Además, si ocurriera un fenómeno hidrológico inusual, entrarían en acción unas bocas circulares, que se observan en el frente del Dique, que indicarían que la obra funcionaría a régimen crítico.
El primero
El primer Dique de Tandil fue el “Seco” o “Dique de los curas”, que se habilitó en 1957 y está ubicado sobre la avenida Gabriel Taborin.
Si bien nunca embalsó crecidas, será determinante en los próximos 50 años ya que la naturaleza y los cambios climáticos pueden convertirlo en una obra muy relevante.
Tiene un orificio que toma las aguas del arroyo –un afluente del Langueyú- y un vertedero de cien metros de ancho en su otro extremo, para evacuar eventuales crecidas extraordinarias. Sus aguas desembocan en el Lago del Fuerte.
Los entubamientos
Los entubamientos de los arroyos Del Fuerte y Blanco atraviesan toda la ciudad en forma subterránea. El primero va desde el Dique hasta la avenida Del Valle y el otro nace en avenida Estrada hasta la calle Beiró, en Villa Italia.
La construcción demandó más de una década, en la cual trabajó siempre la misma empresa con su personal.
El Ramal H
En la actualidad, avanza la construcción del Ramal H, obra financiada por el Gobierno provincial, que se proyectó y se estudió al menos tres veces.
Al ser un dique seco, retendrá las aguas excedentes de la crecida y las evacuará a través de orificios ubicados en su núcleo -de acuerdo a su capacidad- hacia la calle Fugl.
Si bien la mayor parte del año estará seco aguas arriba, cuando se produzca una crecida acumulará agua por algunas horas.
El que falta
En Tandil se ha proyectado otro dique que regularía las crecidas del arroyo Blanco, que se ubicaría en la avenida Estrada, cerca del barrio Las Tunitas, en la embocadura del entubamiento.
Si esta obra se llegara a concretar, desde el aire se observaría la imagen del Castillo Morisco con un lago a cada lado.


Dique y Lago del Fuerte - Material Investigación para los alumnos de 5° año A y B, Tema: Dique y Lago del Fuerte


Dique y Lago del Fuerte

Distancia aproximada desde la Ciudad: 2 Km.
Ubicación: Av. Saavedra Lamas y Av. 0. Zarini.
Medio de Aproximación: Línea 500 (amarilla).
Medios de Acceso: Automóvil. Motocicleta. Bicicleta.
Tipo de Recorrido Interno: Vehicular y/o Peatonal.
Recorrido Peatonal: Nivel de Dificultad Medio.
¿Como llegar?
Dique y Lago del Fuerte
Club Naútico y de Pesca, Balneario del Sol, Complejo Polideportivo: tomar por calle 9 de julio hasta Mitre, por ésta hasta Rodríguez tomar Av. Alvear avanzando hasta llegar al mismo. Transporte Línea 500 (amarillo).
¿Qué podemos encontrar en el Dique y Lago del Fuerte?
Un espacio ideal para la práctica de actividades saludables al aire libre, como por ejemplo: caminatas, bicicleteadas, footing, actividades náuticas.
El lago se constituye, también, en un paraíso para los que se acercan a probar suerte con los pejerreyes.
En el extremo sur, el "Balneario del Sol" cuenta con un complejo de piletas con capacidad para 7.000 bañistas, terrazas de soleo, playas de estacionamiento, juegos infantiles, confitería, parrillas. En sus proximidades encontramos el Club Náutico, club de pesca, y la Isla del Lago con su Centro Náutico del Fuerte.
Algo de historia...
El Dique nació como respuesta técnica a la grave inundación que sufriera Tandil en el año 1951 y fue inaugurado en 1960. El embalse, construido en hormigón armado, configura un lago de una superficie aproximada de 19 has.
El frontón de contención tiene 450 metros de largo y cerca de 35 metros de base. Contiene aguas que provienen del Arroyo del Fuerte.
Integra una unidad con el Centro Polideportivo Municipal, lindando con las faldas de los cerros donde se levanta la muy pintoresca Villa del Lago, y por otra parte el Parque de la Industria donde el pionero dinamarqués Juan Fugl, diera origen a la primera industria de Tandil.
Fuente: 
http://www.comercialtandil.com.ar/paseos/dique.htm#.W9b_mmhKiUk

CRÓNICA DE UNA TRAGEDIA La gran inundación de 1951 Material Investigación para los alumnos de 5° año A y B, Tema: Dique y Lago del Fuerte


Blog de Daniel Eduardo Pérez, destinado especialmente a divulgar la historia, la cultura y opiniones tandilenses.
JUEVES, 27 DE NOVIEMBRE DE 2014

CRÓNICA DE UNA TRAGEDIA
La gran inundación de 1951

Existen en las historias de los pueblos, momentos que quedan en la memoria colectiva grabados a fuego o como en este caso a agua y que dejan a la posteridad recuerdos no siempre gratos, porque significaron tragedias que afectaron vidas y bienes de manera cruel.
En Tandil, una de estas historias-tragedia fue la ocurrida el 27 de noviembre de 1951. Había amanecido como un día esplendoroso y soleado que trajo una mañana de esas que ya marcaban la proximidad del verano, para alegría de muchos, en especial de los niños y jóvenes que veían cerca las vacaciones, dado que ya muchas escuelas ese mismo día concretaban el acto de fin de curso.
Hacia el mediodía unas nubes muy oscuras comenzaron a poblar el cielo hasta entonces totalmente celeste y en algunas sobremesas largas de aquel momento, se comentaba la posibilidad que se arruinara la tarde con alguna tormenta imprevista para los ojos del común.
Como televisión todavía no había-eran los días de las primeras emisiones fundacionales en el país-las familias tenían habitualmente las viejas radios encendidas en la sintonía de   Belgrano, Libertad, Splendid o alguna otra que emitían programas familiares y algunos informativos.
Rápidamente el cielo se oscureció totalmente y una fortísima lluvia, que había sido precedida por una granizada impropia e inesperada para un día como el que hasta minutos había sido, se desplomó sobre la ciudad impiadosamente luego que se escucharan truenos y un extraño sonido que provenía de lejos.
Las calles- muchas de ellas de tierra sobre todo en la entonces zona periférica-se llenaron de agua al igual que los patios de las casas y aparecieron goteras inesperadas por el taponamiento de los desagües por el granizo abundante y de gran tamaño.
Nada hacía prever que algo mucho más grave ya estaba ocurriendo y que recién se supo a través de los comentarios al día siguiente y en los días sucesivos. Mientras lo descripto sucedía en la zona urbana de la ciudad, desde las sierras- especialmente de Las Ánimas y San Luis, hacia la Cascada , donde se había abatido una verdadera tromba de agua helada-una masa imponente se desplazaba a inusitada velocidad buscando los niveles más bajos y tomando como lugar de escape los cauces de los arroyuelos que nacían en sus faldas y que en segundos se transformaron casi en caudalosos  riachuelos que se abalanzaron sin piedad sobre todo lo que encontraron a su paso.
El arroyo del Fuerte, más conocido por la época como arroyoGardey o Langueyú ( mal denominado porque éste es el que nace de la confluencia del Blanco y del Fuerte, aunque popularmente así se lo llamaba) y el Blanco- hoy ambos entubados en sus tramos urbanos-recibieron en sus modestos cauces, volúmenes nunca vistos de agua que arrasaron con puentecitos, pequeñas construcciones cerca de sus orillas, hasta desbordar en un abrir y cerrar de ojos y extender a derecha e izquierda de sus márgenes la masa de agua y barro que tomó de sorpresa a quienes vivían en las inmediaciones y fueron los primeros en sufrir el fenómeno que todavía el resto de la población desconocía.
El boca a boca y los relativamente escasos teléfonos comenzaron a divulgar la trágica novedad- la radio local no existía-imponiendo de la gravedad  de la circunstancia en la que, con el correr de las horas, se advertía la desesperación y los rumores ampliados de víctimas numerosas provocadas por la rapidez, la violencia y la sorpresa del episodio.
Nadie sabía bien a ciencia cierta, a la media tarde de ese aciago día, qué había pasado y hasta dónde llegaba el efecto desastroso. Los flamantes bomberos- ese año se había inaugurado el Destacamento-tuvieron un bautismo duro y acompañados por soldados de la Base Aérea y del Regimiento, comenzaron a desplegarse en ayuda de los vecinos que habían quedado atrapados en los techos de sus viviendas, aferrados a algún árbol o en situaciones de peligro.
Al atardecer, el agua helada que se había desplomado sobre Tandil corría sin tregua inundando los barrios que atravesaban los arroyos mencionados  y las versiones de numerosas víctimas eran ya confirmadas hacia la noche, cuando aún todavía quedaban muchas familias sin evacuar y se podían escuchar los gritos de pedidos de auxilio que congelaban la sangre del más guapo.
Fulano no aparece, Mengano murió mientras trataba de salvar algunas cosas de su casa y el agua lo arrastró, al hijo de Zutano el agua lo llevó y no pueden encontrar su cuerpo...Tandil estaba sacudido por el pánico, pero no paralizado, sino en plena actividad de rescate y adaptación a una situación nunca vivida antes.
Algunos curiosos peregrinaron hasta las cercanías de zonas como la avenida Avellaneda, donde el agua llegaba hasta las partes más altas, pasando 9 de Julio y convirtiendo a la misma en un lago que se extendía hasta más allá de Santamarina o hasta avenida Marconi, en las proximidades de la Escuela Nº 5 y del Hogar de Varones, donde la situación era parecida, o hacia la actual zona de la escuela Nº 7 donde todo estaba bajo agua.
Quienes vivieron como testigos o víctimas aquella jornada no pueden olvidar las numerosas versiones y las escenas de terror, así como de impotencia, surgidas ante la tromba que se había desatado y cuyos efectos además de los ya citados, afectaron, no por los desbordes sino por la falta de desagües, aún la zona céntrica, donde comercios conocidos como Casa Galver (hoy Norte), Mi Tienda, Adúriz (hoy Frávega), Casa Gala, Bazar ABC y otros, se anegaron.
La noche cayó implacable y con ella la angustia de centenares de tandilenses afectados y de Tandil todo por el conocimiento fehaciente de las víctimas que se había cobrado la inundación, sin que por ello menguaran las tareas perseverantes y solidarias de quienes aportaron su ayuda para aliviar la situación crítica.
El día siguiente amaneció resplandeciente y como si nada hubiera pasado. Centenares de tandilenses se acercaron a los lugares afectados para comprobar con sus propios ojos el desastre de agua, barro y resaca donde se mezclaban heladeras con mesas, sillas, elementos domésticos y botellas, flotando en lo que quedaba sin desagotar, observando las marcas de más de tres metros de altura que el aluvión había dejado en las viviendas en donde el agua ya había bajado.
Era la hora del recogimiento, del silencio y la solidaridad y también la de pensar en el
futuro para salvar situaciones similares que pudieran producirse.
Fallecieron en la oportunidad: Manuel Elizondo, de 37 años; Leonardo Arocha, de 53 ; Héctor Arocha, de 7; Carmela Romeo de Nacarello, de 37; Metta Christensen de Petersen, de 67; Mercedes García de Gorostidi, de 27; Elena Beatriz Ojeda, de 11; Raúl Alberto Ramil, de 2; Héctor Oscar Failache, 8 meses; Santiago Sachetti, de 70; Carlos Perri, de 8 .
Once muertos y un desaparecido, A. Pantusa, de 37 años, cuyo cadáver sería encontrado el 3 de diciembre, fue el saldo de las vidas perdidas. Las casas de sepelios de Sánchez y de Alessi y Manna inmediatamente brindaron gratuitamente sus servicios y la Municipalidad, además de disponer los decretos de duelo, ofreció el Salón Blanco para el velatorio final, desde donde partió luego el cortejo hacia el Cementerio Municipal acompañado por una multitud todavía anonadada por la tragedia y que dejó para Tandil uno de los recuerdos más dolorosos de su historia.
La vida continuaba y las necesidades también, por lo que fueron numerosas las personas e instituciones que brindaron su colaboración para los días siguientes en aras de restaurar en parte lo perdido. Así  podemos señalar que donaron un jornal el Hotel Continental, de Moroder, Escorihuela y la tienda Los Cracks; el Club Sportivo Tandil organizó una colecta; elClub Hípico ofreció comida; la Escuela Fábrica Nº 17 (actual Felipe Senillosa) el local para alojar evacuados, al igual que el Banco Provincia, mientras que la Sociedad Italiana donó $ 500 y el gobierno provincial dispuso el envío de $ 1.000.000.
Los vecinos y sus autoridades comenzaron de inmediato a pensar en la manera de prever y evitar la repetición de aquel 27 de noviembre y así surgió la integración de una Comisión de Defensa Contra las Inundaciones, presidida por el Ing. Ignacio Maquieira Goñi, con la colaboración en las secretarías, de los Dres. Jorge F. Christensen y Juan Manuel Ortiz, la que se abocó de inmediato a evaluar las pérdidas y las necesidades, formando subcomisiones barriales para concretar la ayuda indispensable al vecindario afectado; comisión que pese a los cambios políticos que se sucedieron, con la intervención de la Dirección de Hidráulica de la Provincia, culminó con la concreción del proyecto y posterior obra del Dique del Fuerte, cuya construcción comenzó en 1956 siendo inaugurado el 19 de enero de 1962, con la presencia del Presidente de la Nación Dr. Arturo Frondizi y que hoy, junto al espejo de agua respectivo, constituye una de las obras públicas más importantes hechas en Tandil, que además se convirtió en un atractivo turístico,  no sin antes recordar al Manantial de Gardey y sus adyacencias, predecesores del actual paseo mencionado y que reflejamos en el capítulo anterior

Daniel Eduardo Pérez



Fuente: http://historicus-daniel.blogspot.com/2014/

NOTICIAS HISTÓRICAS DE ALGUNOS PASEOS DEL TANDIL Lago del Fuerte - Material Investigación para los alumnos de 5° año A y B, Tema: Dique y Lago del Fuerte


Blog de Daniel Eduardo Pérez, destinado especialmente a divulgar la historia, la cultura y opiniones tandilenses.

VIERNES, 16 DE OCTUBRE DE 2015

NOTICIAS HISTÓRICAS DE ALGUNOS PASEOS DEL TANDIL
Lago del Fuerte 
Se formó a raíz de la gran inundación de 1955, que dio lugar a la construcción del Dique del Fuerte, inaugurado el 19 de enero de 1962, con la presencia del Presidente de la Nación Dr. Arturo Frondizi. Hacia el oeste se encuentra unido con el Parque Independencia conformando un complejo serrano-lacustre.

Posee un circuito aeróbico que lo recorre en su perímetro con estaciones para descanso y  ejercicios; juegos para niños; el Polideportivo Municipal “Eduardo Aldasoro” ; la Isla del Fuerte con actividades náuticas; el antiguo Manantial de Gardey (que algunos llamaron en oportunidades diversas de Domínguez);  el Balneario del Sol, y  en el límite con la Plaza de las Banderas, el Monumento El Fundidor  y el de El Quijote.

El lago es de propiedad fiscal, siendo su entrada libre y gratuita, y recibe el exceso de lluvias del área serrana y circundante regional, mediante arroyuelos que, en caso de fuertes tormentas, corren con fuerza transportando abundante agua en razón de la pendiente de los campos de la zona.

 El lago descarga sus aguas hacia un cauce entubado que desemboca pasando la ruta 226, naciendo el Langueyú. La superficie del lago es de 17 a 19 hectáreas. Al no contar con el funcionamiento de un descargador de sedimentos, los procesos de sedimentación van lentamente colmando su hoya de retención, disminuyendo su superficie y especialmente su profundidad, que en promedio, en condiciones normales, es de 85 a 150 cm., mientras que el sector más profundo cuenta con 3,7 m., pero varía porque su lecho es de barro y sedimentos livianos dejados por las  aguas que allí llegan En ese ambiente, y en las zonas ribereñas de su perímetro, las aguas presentan abundante vegetación sumergida donde habitan mojarras, dientudos, madrecitas, barrefondos y chanchitas.

El lago artificial es un destino para la pesca deportiva, tanto embarcada como costera, esta última practicada en sus orillas y desde el murallón del dique. En los sectores centrales, las aguas se presentan libres de vegetación sumergida, siendo éste el hábitat del pejerrey, especie incorporada a su fauna ictícola por sus cualidades como pez apto para la pesca deportiva. 



Fuente:  http://historicus-daniel.blogspot.com/2015/10/

También puedes leer!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...